Seguir suministrando armas a los kurdos sirios

El anuncio de los Estados Unidos de seguir suministrando armas a los kurdos sirios se enfrenta a una fuerte protesta en Turquía. El Ministro de Asuntos Exteriores Cavusoglu dijo que todas las armas en manos del YPG son una amenaza para Turquía. Es probable que el tema sea una carga para la próxima reunión de Trumps con Erdogan.

Seguir suministrando armas a los kurdos sirios

Turquía ha criticado duramente el anuncio del gobierno estadounidense de seguir suministrando armas a la milicia kurda del norte de Siria. El jefe adjunto del gobierno, Nurettin Canikli, dijo que el suministro de armas a las unidades de defensa del pueblo kurdo era “”inaceptable””. El Ministro de Asuntos Exteriores Mevlüt Cavusoglu calificó al YPG de organización terrorista. Cualquier arma que se les entregue es una amenaza para Turquía.

Las Fuerzas Democráticas Siria acogieron con beneplácito la decisión. Acelerará la victoria sobre el terrorismo, dijo un portavoz de la alianza apoyada por Estados Unidos, a la que pertenece el YPG.

EE. UU. entrega armas de fuego y vehículos blindados

Según las cifras oficiales, se trata de pistolas, ametralladoras, municiones y vehículos blindados.

Un portavoz del Pentágono explicó que las preocupaciones de Turquía eran bien conocidas. “””” Aseguramos al gobierno turco que EE. UU. se compromete a evitar riesgos de seguridad adicionales y proteger a nuestro socio de la OTAN””. Sin embargo, las Fuerzas de Defensa de Sudán son las únicas fuerzas sobre el terreno que podrán conquistar IS-Hochburg al Rakka en un futuro próximo con el apoyo de los Estados Unidos y la coalición.

Turquía lucha contra el YPG kurdo

Sin embargo, Estados Unidos también necesita que el gobierno turco luche contra la IS porque está llevando a cabo ataques aéreos desde la base de la OTAN en Incirlik, en suelo turco. Turquía también iba a participar en la conquista de Turquía por Rakka. Trump planea reunirse con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan en Washington la próxima semana. El tema estará en el orden del día, dijo el Ministro de Asuntos Exteriores Cavusoglu.

Erdogan acababa de llamar al YPG “”vampiros””, que se alimentó con “”sangre y lágrimas””. Hace dos semanas, aviones turcos atacaron posiciones de la milicia en el norte de Siria. Más de 20 personas fueron asesinadas.

Ankara ha estado molesto durante mucho tiempo por el apoyo de Washington al YPG. Turquía ve a la milicia como una rama del partido obrero kurdo PKK, prohibido, y por lo tanto lucha contra ellos en territorio sirio. El gobierno de los Estados Unidos reconoce oficialmente que sólo el PKK es una organización terrorista. Necesita el YPG en la lucha contra las IS. Jets de la coalición internacional anti-IS apoyan la ofensiva de los kurdos en Al Rakka.

Las organizaciones kurdas

PKK:
El Partido de los Trabajadores del Kurdistán está prohibido en Turquía y está en la lista de terroristas, así como en la UE y los Estados Unidos. A partir de 1984, el PKK luchó con la fuerza armada por un estado kurdo o un territorio autónomo en el sureste de Turquía. Según el PKK, desde entonces se ha alejado del requisito máximo de un Estado independiente. En marzo de 2013, el PKK declaró un alto el fuego que prácticamente ha terminado desde los ataques contra las posiciones del PKK en Irak 2015 y la masiva acción turca contra los kurdos en el sureste del país.

YPG:
Las unidades kurdas de la Unidad de Protección del Pueblo Kurdo están estrechamente conectadas con el PKK. Están luchando en el norte de Siria y se han convertido en un feroz oponente de la milicia terrorista IS. Esto los ha convertido en el socio más importante de la coalición contra los extremistas liderada por los Estados Unidos. El YPG controla gran parte de la frontera con Turquía y ha establecido un “”sistema de control de fronteras””.

OSCE: Elecciones bien gestionadas

Las nuevas elecciones tenían la intención de ser una huelga de liberación tras el final de la crisis permanente: los conservadores de Macedonia ganaron las elecciones frente a los socialdemócratas, pero no obtuvieron la mayoría. Por lo tanto, el partido depende de un socio.

Las elecciones parlamentarias en Macedonia no ven un final rápido a la crisis política: Se estima que el conservador de derecha VMRO-DPMNE del ex jefe de gobierno Nikola Gruevski tiene un 38 por ciento o 51 de los 120 escaños, según los resultados oficiales de la comisión electoral. Seguido de cerca por los socialdemócratas con el 36,7 por ciento (49 escaños).

Puesto que los conservadores no han alcanzado la mayoría de los suyos, deben formar una coalición. Junto con la Unión Democrática para la Integración de Albania (7,3 por ciento, 10 escaños), los conservadores podrían obtener una mayoría parlamentaria.

OSCE: Elecciones bien gestionadas

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) informó de que las elecciones estaban bien gestionadas. Sin embargo, el ambiente se caracterizaba por la desconfianza pública en las instituciones y en la clase política. El 67 por ciento de los 1,8 millones de votantes había emitido su voto, una de las tasas más altas en las últimas elecciones.

País en profunda crisis

El país se encuentra en una crisis política: la disputa se intensificó en febrero del año pasado, cuando el líder de la oposición Zoran Zaev publicó grabaciones telefónicas que agobiaron severamente a varios políticos, pero sobre todo a Gruevski. Hablaron de fraude electoral y soborno. Zaev también acusó a su oponente político de haber intervenido las llamadas telefónicas de un gran número de personas -por ejemplo, políticos y periodistas- y de haber malversado millones de dólares en dinero. Las acusaciones fueron parcialmente confirmadas por una fiscalía especial especialmente designada.

A raíz de ello, se lanzaron protestas masivas contra el partido gobernante en todo el país. Decenas de miles de personas exigieron la renuncia de Gruevski. En enero, Gruevski finalmente renunció a su cargo y así abrió el camino para nuevas elecciones.