Cirugías plásticas

Para algunos una necesidad y para otros un deseo, si bien una intervención quirúrgica resulta intimidante para cualquier persona, hay quienes acuden a las mismas inclusive con entusiasmo con el fin de “perfeccionar” su aspecto físico.

La cirugía plástica, una especialidad quirúrgica enfocada en corregir procesos ya sean congénitos, adquiridos, tumorales o sencillamente involutivos, ya sea porque el normal funcionamiento del cuerpo se ve afectado o porque alguna zona necesite reparación o reposición. En este sentido, la cirugía plástica se encuentra dividida en dos ramas principales.

Cirugía plástica reparadora

Su función u objetivo principal es restaurar o mejorar primordialmente la función y el aspecto de lesiones adquiridas por accidente, como por ejemplo quemaduras, enfermedades, tumores, anomalías congénitas, entre otros. De esta manera, la zona afectada puede volver a sus actividades normales y podrá tener una apariencia lo más parecida posible a la anterior.

Cirugía plástica estética

Cirugía plástica estétitca

Generalmente trabaja con pacientes sanos, por lo que su enfoque va dirigido a las intervenciones para la corrección de la norma estética, ya sea por secuelas de envejecimiento, embarazo, malformaciones, etc., con el objetivo de lograr un equilibrio a nivel facial y/o corporal, en pro de mejorar la estabilidad emocional en cualquier ámbito de la vida del individuo que acude a este tipo de intervención.

¿En qué se diferencia la cirugía plástica reparadora de la cirugía plástica estética?

Si bien, ambas pertenecen a la rama de la cirugía plástica, cada una posee un norte diferente. Un dato curioso es que la cirugía plástica estética no existe en el catálogo de prestaciones de Seguridad Social, por lo que la misma no podría existir sin la otra especialidad.

La cirugía plástica reparadora se lleva a cabo para la reconstrucción de estructuras corporales que realmente requieren de la misma, como partes que se hayan perdido o hayan sufrido deformaciones por enfermedades como el cáncer, traumatismos, quemaduras o accidentes de cualquier tipo, de manera de ayudar a que pueda volver a desempeñar su función de manera eficiente y sin problemas, además de brindar un mejor aspecto físico y por ende una mejor calidad de vida al paciente.

Mientras que la cirugía plástica estética ayuda a mejorar la apariencia física de aquellos que desean conseguir lucir más atractivos y por lo tanto aumentar su autoestima. En otras palabras, este tipo de intervención quirúrgica es no invasiva, por lo que normalmente su finalidad es ayudar al paciente a sentirse bien consigo mismo, es decir, no es estrictamente necesaria.

Como identificar si es un aspirante a una cirugía plástica

Para someterse a una de estas intervenciones quirúrgicas debe considerar ciertos aspectos como:

¿Por qué quiero hacerlo? ¿Puede esto hacerme sentir mejor conmigo mismo? ¿Qué espero obtener de este proceso?

Si la respuesta a cada pregunta le acerca más a la idea de realizarse una cirugía estética entonces debe considerar condiciones como el lugar, el especialista y un plan de pago de manera que  no afecte negativamente su economía, por lo que es ideal recopilar toda la información posible a cerca de las Cirugías Plásticas, e informarse bien a cerca de los pros y contras del tipo de operación de se desea realizar.